¿Cómo reducir el riesgo de sufrir neumonía en un 86%?

Un estudio de la Universidad de la Mancomunidad de Virginia ha demostrado que los pacientes que acuden dos veces al año al dentista disminuyen en gran medida la posibilidad de padecer neumonía.

La neumonía es una infección que no distingue de edad y afecta a todo tipo de personas, aunque los colectivos más vulnerables son los niños, los mayores de 65 y las personas que sufren enfermedades crónicas. Aquellos que la padecen presentan malestar general, tos, dificultad para respirar y fiebre, además, aunque los síntomas pueden mejorar, la sensación de agotamiento puede notarse durante un mes.

La neumonía es una enfermedad que afecta al sistema respiratorio y consiste en la inflamación del tejido pulmonar causado por la proliferación de microorganismos como bacterias o virus en los alvéolos. La entrada de estos gérmenes a los pulmones se produce cuando las defensas respiratorias se debilitan. Este fallo en las protecciones naturales de las vías respiratorias, que puede deberse a distintos factores como, por ejemplo, deficiencias inmunitarias, consumo de tabaco o alcoholismo, termina en la mayoría de los casos provocando enfermedades.

En nuestro cuerpo existe un volumen muy alto de microorganismos, de los cuales algunos son esenciales para nuestra vida, sin embargo, hay otros que causan enfermedades o pueden llegar a ser letales. Existen algunos tipos de estafilococos y estreptococos que al ser aspirados de forma accidental llegan a los pulmones y dan lugar a la neumonía Acudir al dentista permite mantener los dientes y las encías sanos y permite eliminar un gran número de bacterias alojadas en la boca que pueden dar lugar a enfermedades.

Para concluir, hay que decir que la salud bucodental y la salud en general están directamente relacionadas y que para reducir el riesgo de sufrir enfermedades como la neumonía hay que acudir al dentista, al menos dos veces al año, y llevar una buena higiene bucal.

Deja un comentario

Filtered HTML

  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Etiquetas HTML permitidas: <a> <em> <strong> <cite> <blockquote> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.