¿Puedo ir al dentista estando embarazada?

Quedarse embarazada es un momento precioso para la mujer, pero que suscita muchas dudas acerca de qué hacer y qué no hacer en multitud de situaciones. Una de ellas es si se debe acudir al dentista y otra la de si puede afectar al bebé el hacerlo.

La respuesta es que no, y que no solo se puede sino que se debe acudir al dentista estando embarazada para prevenir cualquier afección relacionada con el embarazo. Pero eso sí, se debe comunicar de inmediato al dentista para que valore los riesgos y consecuencias que pueda tener para el feto la realización de determinados tratamientos.

Casi todas las acciones preventivas como la limpieza profesional de sarro o aplicación local de flúor son inocuas para el feto y beneficiosas para la madre en cualquier momento del embarazo. Y también lo son, por supuesto, la mayoría de los productos de higiene oral como dentífricos y colutorios.

En cuanto a las afecciones relacionadas con boca y el embarazo, existe una relación entre la periodontitis, y el parto prematuro y el bajo peso al nacer, además de aumentar las posibilidades de sufrir de diabetes gestacional. Para evitar esos riesgos es esencial un diagnóstico rápido.

Se debe saber también que el embarazo puede empeorar algunas enfermedades ya existentes o crear otras. Para reducir el riesgo, aparte de la visita al dentista se debe tener una especial higiene bucal.

Hay que tener en cuenta que los cambios hormonales en embarazadas pueden afectar y provocar la “gingivitis del embarazo” lo que puede ocasionar el sangrado de las encías al cepillarse los dientes. Si no se tratara, podría conducir a un empeoramiento de la enfermedad incluso ya después del embarazo.
También ocurre que las mujeres embarazadas son más propensas a las caries. El porqué es muy simple… las típicas náuseas y los ácidos a los que expone a tu boca afectan, y mucho al esmalte.

Una de las cuestiones por la que es muy importante que se informe al dentista de el hecho de estar embarazada son las prescripciones de medicamentos. Podría ser necesario que el dentista y el médico encargado de llevar el embarazo se pusieran en contacto para la prescripción segura de calmantes o antibióticos, sólo en caso de ser necesario.

¿Y qué pasa si hay que empastar o sacar una muela? Es este caso no hay que preocuparse por la anestesia. Es segura tanto para la madre como para el bebé.

Y ya por último, hay que saber también que las radiografías dentales son también seguras, tomando las medidas necesarias de protección en zonas como el abdomen o la garganta con protectores.

Recuerda que si estás embarazada o estás realizando algún tratamiento de fertilidad acude lo antes posible al dentista para prevenir cualquier afección relacionada con el embarazo, y comunícalo al concertar la cita. ¡Te esperamos en nuestra clínica dental!